El nuevo Nissan Z hace su debut mundial desde Nueva York

En la década de los ochenta los deportivos japoneses representaban objetos de deseo para millones

En la década de los ochenta los deportivos japoneses representaban objetos de deseo para millones de personas en todas partes del mundo. El Toyota Supra, el Mazda RX-7 y el Nissan Z eran máquinas relativamente sencillas y asequibles que tenían presencia, potencia y modales de manejo decentes para la época; eran el motivo por el que muchos de los compradores que salían conduciendo Corollas, 323 y Sentras visitaban los concesionarios de sus fabricantes.

Este lustre no duró mucho. Al final de los noventa, las que habían sido unas deliciosas y simples máquinas se habían convertido en complicados y costosos deportivos cuyas ventas no justificaban la inversión necesaria para exportarlos. El primero en desaparecer del mercado estadounidense fue el Nissan 300ZX, en 1996, seguido por el Supra y el RX-7, en 1998.

Un esfuerzo por recuperar el espíritu de los ochenta llevó a Nissan —revitalizada después de su alianza con Renault— a revivir con mucho éxito el Z en 2002, está vez bajo la nomenclatura 350Z por su V6 de 3.50 litros. El 350Z fue seguido en 2009 por el 370Z con motor V6 de 3.7 litros, y durante los 13 años siguientes, una verdadera eternidad en tiempo automotriz, no pasó nada.

Durante los días en los cuales se debió haber realizado el Auto Show de Nueva York, suspendido nuevamente por la pandemia de COVID-19, Nissan finalmente reveló el cupé que será conocido simplemente como el Nissan Z 2023, ya que, hasta nuevo aviso, no habrá más números en el nombre. Con un estilo similar al del concepto Nissan  Z Proto de 2020, el nuevo coupé está equipado con un poderoso V6 doble turbo y transmisión manual por un precio cercano a los $40,000 dólares. Nada mal.

Nissan mantiene las cosas simples, al menos al inicio del ciclo de vida de su nuevo coupé. El Nissan Z llegará solo en dos versiones: Sport y Performance. Y 240 compradores podrán optar por una tercera variante de producción limitada llamada Proto Spec, basada en el prototipo de 2020 y creada en conmemoración del lanzamiento de la séptima generación del Z.

Independientemente de la versión que se trate, el nuevo Nissan Z cuenta con un frontal de parrilla de cuadros y faros led que buscan reproducir las luces circulares del Datsun 240Z de 1969, el primero de los autos Z. Atrás vemos una interesante partición negra que se extiende a lo ancho del vehículo sobre el parachoques, albergando un conjunto óptico en led horizontal, así como un difusor negro brillante que abarca los tubos de escape. Los modelos de Performance también cuentan con un discreto alerón trasero. Las líneas básicas del modelo son muy similares a las del 370Z porque, aunque extensa y profunda, el Nissan Z 2023 es una actualización del modelo anterior.

En la cabina conseguimos una conexión mucho más fuerte con el 370Z, que llega hasta el uso de partes del modelo anterior como las manillas para abrir las puertas y la consola central. Sin embargo, la presencia de piezas de tecnología como la pantalla táctil de 8.0 pulgadas (9.0 pulgadas con wifi y navegación para la versión Performance), y el cuadro de instrumentos digital lo plantan firmemente en la década actual, en especial cuando los vemos sentados desde unos asientos que replican las excelentes butacas del Nissan GT-R, en la versión Performance. En la consola vemos un grupo de indicadores analógicos que recuerdan a los del 240 y muestran el impulso de los turbocompresores, velocidad de las turbinas, y un voltímetro.

El motor V6 de 3.0 litros doble turbo logra 400 caballos de fuerza y 350 libras-pie de torque aprovechados por las ruedas traseras. Nissan no compartió tiempos de aceleración, pero la ganancia de 68 caballos y 80 libras-pie respecto al modelo anterior combinado con la pérdida de peso del nuevo modelo, nos dice que el Nissan Z debería mejorar sustancialmente los 5.0 segundos del modelo saliente.

El Nissan Z puede ser adquirido con una transmisión manual de seis velocidades con un embrague de alto rendimiento, ajuste de revoluciones integrado e incluso un sistema de control de lanzamiento para el modelo Performance, o con una nueva transmisión automática de 9 velocidades también con control de arranque y ajuste de revoluciones y además cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado. El modelo Performance también tiene levas de cambio de aluminio en el volante.

Nissan dice que mejoró la rigidez estructural de la plataforma del viejo 370Z, ajustó la suspensión y agregó un sistema nuevo de dirección asistida electrónicamente, lo que debería mejorar las dinámicas de la marcha del vehículo. Nissan nos promete una “sensación mecánica fuerte”. Quizá sea por eso que dotó al Z de neumáticos de 18 pulgadas Yokohama Advan Sport 248/45 en el modelo Sport, Bridgestone Potenza S007 en 255/40 delante y 275/35 detrás de 19 pulgadas en el modelo Performance.

En el departamento de seguridad, el Nissan Z está completamente al día con frenado de emergencia automático estándar con detección de peatones, advertencia de punto ciego, de cambio de carril, control de crucero adaptable y alerta de tráfico cruzado trasero entre otros sistemas de seguridad activa.

El nuevo Nissan Z 2023 saldrá a la venta a principios de 2022. Estamos impacientes por ponerle las manos encima a un ejemplar para contarles todo sobre el nuevo deportivo japonés.

Recomendaciones del editor