Charlie Clark, el exitoso gringo que ama a los hispanos

Considerada como una de las agencias automotrices de mayor crecimiento en los últimos cuatro años

Considerada como una de las agencias automotrices de mayor crecimiento en los últimos cuatro años en la región fronteriza, la concesionaria Nissan operada por Charlie Clark Auto Group ha mantenido con éxito su estrategia comercial enfocada en el mercado latino desde su fundación en 2001 en Harlingen, Texas.

 Al igual que lo hizo con sus primeras agencias Charlie Clark, especialista en el manejo de la comunicación y la mercadotecnia, considera que su interacción, trato y respeto que ofrece a sus clientes le ha dado la oportunidad de servirles al adquirir sus vehículos nuevos o usados.

 “Me encanta la conexión que tengo con la gente y más con la ‘raza’… quiero que cuando entren a la agencia se sientan cómodos y sepan que estoy aquí para servirles al igual que todo mi equipo”, dijo el empresario, criado en el área de McAllen por Mari Cruz Aurora Aguirre, nativa de Montemorelos, Nuevo León, México, a quien ama y agradece sus enseñanzas por la cultura mexicana. 

Aguirre, a quien el empresario llama simplemente “Nana”, se ha convertido en parte fundamental de la compañía, pues aparece en la mayoría de sus campañas de mercadotecnia: lo mismo en anuncios de televisión, Internet que en fotografías dentro de las concesionarias. 

 A cuatro años de establecerse en El Paso y servir a las comunidades de Las Cruces y Ciudad Juárez, este hombre de negocios ha marcado una nueva forma de trabajar para atraer a los cientos de compradores al hablarles en su propio idioma y promoviendo sus valores y cultura.   

 “Tengo 95 por ciento hispano como latinos mexicanos y no hay  nadie haciendo comerciales para latinos mientras que los gringos se dirigían solo a los anglos e ignoraban a los hispano americanos”, dijo al recordar sus inicios de su carrera en este giro que le ha traído grandes satisfacciones. 

En El Paso, el porcentaje de latinos rebasa el 80 por ciento de la población.

Recordó que bien le decía su Nana: “Mi gente te va a cuidar siempre… y así fue”, dijo visiblemente contento al revivir aquellos momentos  en el que implementó su innovador sistema de difusión a la comunidad latina en los diversos medios de comunicación. 

“Cuando empecé mi carrera yo metí comerciales en todos los canales en español y todos los gringos me cuestionaban al argumentar que los latinos no compraban carros, sin embargo mi estrategia funcionó y muy bien”, dijo Charlie Clark en entrevista exclusiva con El Diario.

Comentó que su llegada a esta zona fronteriza se dio luego de que el presidente de la compañía Nissan, le comentó que algo pasaba en el mercado de El Paso, mientras que él y su equipo lideraba las ventas en aquellas ciudades del Valle del Río Grande.

“’¿Crees que tú pueden vender muchos autos en El Paso?, me dijo, y contesté: ‘La verdad sí creo que este mercado esté está un poco dormido, creo que podemos ir y tener buena impresión y servir a la gente… yo sé como servir a mi gente’”, explicó sobre la razón de que se estableciera en el Noroeste de El Paso, una zona de amplio crecimiento.

En corto tiempo las ventas de vehículos Nissan, en la agencia de Clark, establecieron récords. El primer año obtuvo premios por ser la número uno a nivel nacional para posteriormente permanecer en entre los diez primeros lugares, algo no tan fácil considerando que existen mil 400 concesionarios de la marca en todo el El Paso.

“Directivos de Toyota y Honda se preguntaban: porqué este muchacho del Valle está teniendo tantas ventas sino estamos en Austin, Dallas, Miami o New York que tienen millones de compradores”, comenta.

 Raíz automotriz

El nativo del Valle del Río Grande con raíces en la industria automotriz que se remontan al año de 1933, cuando su abuelo abrió su primer concesionaria de automóviles de la marca Chevrolet, adquirió el gusto por la profesión a pesar de su inclinación por los deportes y la carrera militar. 

“Ahora soy un empresario que le gusta servir a mi comunidad”, dijo quien en su vida estudiantil estudiara en la Academia San Marcos, un internado Christian / ARMY JROTC ubicado en San Marcos, Texas, de donde graduó y obtuvo su diploma como Cadete, Teniente Coronel y Capitán del equipo de natación, en donde recibió una beca deportiva.

 “Estuve muy cerca de ser militar pero igual pensé voy a guerrear por mis deportes porque además fui un luchador pero en la escuela militar no tenia equipo de luchadores” dijo quien después obtuvo una beca para continuar su educación en   a la universidad en Florida para luego regresar a la Universidad Cristiana de Texas (TCU) y titularse en Ciencias de la Comunicación, documento que a la postre le abriera el camino para conquistar el mundo automotriz.

Asume el riesgo

Charlie manifestó que al término de ambas carreras decidió abrirse camino por si mismo y alejado del negocio familiar por lo que comenzó a trabajar en la prestigiada empresa The Hendrick Auto Group, establecida en Carolina del Sur, poseedora de 4 equipos NASCAR, para conocer a profundidad el negocio de la venta de autos.

 “Le dije a mi familia que quería saber lo que iba a hacer y aprender de los mejores, ganarme el respeto a través de mi propio esfuerzo y no ser un junior que tuviera todo de mi familia”, expresó al enfatizar que aprendió a ganarse la vida y vivir de sus propios ingresos y en donde nadie lo conociera.

Rememoró que al principio fue muy difícil salir a la calle pero gracias a sus ángeles de la guarda –su banquero, su familia y su nana– enfrentó los desafíos y logró poner su propio negocio en el año 2001, luego de tocar muchas puertas. 

 “Mi banquero me dijo: ‘Tomaste una gran decisión… ok gran hombre, encuentra un lugar en el mercado y no vuelvas sin un buen inversionista con mucho dinero  y un contrato  para luego decirte cuanto te puedo prestar’”,  manifestó.

 En su travesía por alcanzar la meta hubo gente que le deseó suerte pero otros como un concesionario de la agencias Ford le dijo: “Tú no vas a poder comprar un lugar, nosotros sabemos que pasó con tu familia regresa de rodillas con tu padre”, luego de tildarlo de imprudente.

Sin embargo lejos de desalentarlo le dio fortaleza y lo motivó a conquistar su sueño logrando comprar un concesionario Nissan en quiebra ubicado en Harlingen, Texas, que en ese momento era uno de los más pequeños del país y al mismo tiempo lograr su primer préstamo de 4 millones de dólares para iniciar su propia empresa.

 Español, su arma secreta

Durante el tiempo que Charlie trabajaba en la tienda de su padre en McAllen, se había dado cuenta de que los latinos tenían dificultades para comunicarse de manera efectiva, ya que a menudo hablaban mal el inglés

“Yo tuve mucho miedo de hablar entre la gente, pero tuve que conquistar ese miedo aplicando mis conocimientos de comunicación verbal y no verbal”, dijo al asegurar que manejó el tono de voz, expresiones y gestos o comportamientos de tipo visual para transmitir emociones y necesidades al público. “El estudiar comunicaciones me ayudó mucho”.

Una de las cosas que lo ayudó a salir adelante fue su equipo de natación, el cual se burló al escucharlo hablar español pero positivo aplicó su estrategia: si yo puedo conquistar mis miedos de frente de mis amigos puedo hacerlo frente a la gente que no conozco, eso fue mi práctica”, dijo confiado y apoyado por su Nana Estrella que le dio confianza, a quien recuerda que lo despertaba a las 5:30 de la mañana para prenderle una vela y hacerle curaciones mientras que ‘abora’, como le decía al no poder pronunciar su nombre Aurora, le buscaba sus ‘patolandias’.

 Tradiciones mexicanas

Durante su tiempo en la casa de su Nana, Charlie experimentó por primera vez la exposición a muchas tradiciones mexicanas como: las fiestas navideñas mexicanas llamadas “posadas”, comidas al aire libre en el parque, que consistía en personas asando mientras tocaban música tradicional mexicana.

Esas fiestas conocidas como “carne asadas” eran disfrutadas por el ahora emprendedor, quien al mismo tiempo aprendía a hablar y escribir español, lo que le permitiría interactuar mejor con todos y acercarse aún más a la comunidad mexicana. Hoy sus sucursales ofrecen ese ambiente y servicio.

“Yo tuve tantos tiempos divertidos en los parques, posadas y hasta en iglesia cuando iba con mi Nana, era el único ‘gringuito’ totalmente metido en la cultura viendo el Chavo del 8, el Chapulín Colorado y eso me ayudo con el idioma y tener un español avanzado a mis 3 años”, recordó quien desde entonces tiene un gran cariño y una conexión con la comunidad mexicana.

 ¡Órale! y ¡Pau-Pau!

El carisma de Charlie, quien nació con la industria automotriz en la sangre, ha logrado popularidad con sus frases ‘cantaditas’ de “¡Óraleee!”  y “Pau-Pau”, las cuales se han grabado en las mentes de los compradores.

“Estaban conectados sus slogans al principio fue ‘¡Órale!’ después quise cantarlo para darle un tono original para que la gente cantara “¡Óraaalee!… eso está pegando en la mente de la gente y siempre queda en su mente y si puede quedar con eso piensan a la hora de comprar un carro, espero que lo hagan y darle chanza”, dijo esbozando una sonrisa.

 Para demostrar su respeto y aprecio por la educación de su Nana, Charlie también incorporó a su Nana en sus campañas publicitarias en las cuales pide a Charlie que si no cumple su promesa con sus clientes, que ella le daría “Pau Pau” que simboliza una paliza.

A 20 años de distancia, Charlie quien empezó desde lavador de carros a los siete años, se ha convertido en un líder dentro de la industria automotriz en el sur de Texas, la cual ha adquirido gran reputación al superar las expectativas de los clientes que buscan adquirir un vehículo.

El concesionario Nissan inaugurado en abril de 2017 es una instalación de última generación llamada llamada NREDI 2.0 que es el diseño de concesionario más nuevo de Nissan, la cual recientemente se implementó en la industria automotriz.

Ubicados en el lado Noroeste de El Paso, esta agencia se diferencia a otros concesionarios Nissan en la región de El Paso y Nuevo México al mantener  un alto compromiso de brindar un servicio eficiente al cliente que acude a la compra de un auto nuevo, usado o una visita al departamento de servicio

Con cerca de 600 empleados liderados por Clark, la concesionaria radicada en Harlingen, Brownsville y El Paso, Texas dispone de todos los vehículos favoritos del consumidor, incluidos los Altima, Maxima, Rogue, Titan, Juke, Frontier y el siempre popular Sentra, sin faltar las especiales pau-pau.

Al igual que el resto de las agencias propiedad de la compañía el objetivo es que el consumidor al ingresar al edificio experimente una atmósfera diferente a la de otros concesionarios de automóviles en el que además del servicio haya música en vivo y servicios como palomitas de maíz, agua alcalina purificada, café y pan dulce.

 Fuerte con el equipo

Para el concesionario de la ahora también agencia Infiniti, que aglutina las líneas de lujo del corporativo japonés Nissan, y la cual ya es parte del grupo el apoyo de su equipo  ha sido invaluable para el crecimiento de la empresa, la cual en 2020 alcanzaron el primer lugar en ventas a nivel Estados Unidos.

 “Es increíble, pero fue por la raza… tengo un gran equipo que sin su apoyo yo tendría solo un edificio”, indicó al resaltar que no obstante siempre está al pendiente y supervisa todo cada vez que viene al agencia. “Checó cada mesa y preguntó a mis clientes sobre el servicio que reciben. Quiero que disfruten su estancia.

Y es que para muchos comprar un automóvil en la mayoría de los concesionarios puede ser muy complicado, lo que convierte lo que debería ser una experiencia divertida y emocionante en una estresante, pero en Charlie Clark Nissan la simplicidad es la segunda mayor prioridad. La prioridad número uno es el cliente.

“Cuando hacemos tratos debemos pensar ganar-ganar (‘win-win’) que el cliente tenga nuestra confianza y no ganar-perder-“, dijo Charlie, quien dentro de su filosofía de vida esta está el trato igualitario y ser agradecido… y ‘devolver la copa’ para mantener viva a la clientela.

Esta actitud aparte de dar confianza a los consumidores ha permitido conformar una familia Nissan dentro de la comunidad y que no solamente un miembro de la familia adquiera un automóvil sino que acudan más enterantes y  estos a su recomienden a sus amigos. A la fecha la agencia vende más de 200 autos al mes.

 Arraigo comunitario

Charlie Clark cree altamente en el servicio y, por esa razón, tiene un gran compromiso con la comunidad de El Paso y con frecuencia participa en eventos locales de apoyo a organizaciones de beneficio comunitario, incluidos educación, entretenimiento, deportes y donaciones.

Asimismo se hace con los clientes frecuentes que adquieren un mayor número de vehículos al paso de los años hasta llegar a un punto en el que la compañía los apoya económicamente con el pago de una descompostura en gratitud a su lealtad, tal como se aplica en las aerolíneas, que ofrecen millas a sus viajeros permanentes.   

De igual forma y para eficientar el servicio a los clientes que llevan sus autos a reparaciones la compañía se implementó el programa de ‘citas’ a fin de ayudar  y respetar los horarios de sus clientes y a no permanecer en fila en el edificio en la espera de sus autos. El servicio se ofrece de lunes a sábado.

 Prepara su película

Dentro de los planes de crecimiento, además del corporativo automotriz,  está también la producción de una película, proyecto que proviene del personaje del Fantasma Verde que Charlie tenía como compañero, MexiCan, quienes juntos, con los poderes conferidos por la señora Aguirre, zarparían para conquistar el mal.

Se dijo que Hollywood mostró interés en convertir este espectáculo en una película, la cual incluirá una variedad de estrellas populares como Danny Trejo, Kuno Becker, el luchador profesional de artes marciales mixtas Cain Velázquez y Renee Víctor –quien hizo la voz de Abuelita en la película Coco de Disney-Pixar– como la Nana y, por supuesto, el propio Charlie.

La película escrita por Charlie Clark y dirigida por Michael D. Olmos, hijo del actor Edward James Olmos y David Rodríguez, hermano del famoso cineasta Robert Rodríguez se estrenará en breve en diferentes plazas cinematográficas del país.

Con todos estos proyectos en puerta Charlie mostró su entusiasmo al compartir sus logros con su hijo Chris, de 8 años de edad, quien vive en República Dominicana y a quien pronto tendrá la oportunidad de visitarlo.

“Es muy amoroso, inteligente, escultor y amante del arte y lo sorprendente que no habla inglés sino español y eso me encanta”, dijo tras afirmar que ponto lo integrará a un equipo de natación y judo para que siga sus pasos.